La cocina pequeña hace la casa grande, pero muchas veces es difícil organizarlas, ¿verdad? El color siempre es nuestro gran aliado a la hora de aprovechar la luz y el espacio en la cocina. En el caso de una cocina pequeña es una buena idea usar blanco o colores claros.

Tener una mesa a mano es muy útil no sólo para poder tomar el café por las mañanas, si no porque en un determinado momento se puede convertir en una encimera más. Para cocinas pequeñas lo ideal es utilizar una mesa plegable, así no te quita espacio cuando no lo estás utilizando.

Aprovecha todo el espacio posible, si tienes una barra o desayunador, coloca bancos con espacio dentro para almacenar cosas. Puedes colocar cestos de mimbre debajo de los bancos, además de ser muy útiles son muy decorativos.

Aprovechar al máximo las paredes, los techos y los rincones es algo que no solemos hacer y que puede venirnos muy bien. Tampoco se trata de amontonar, pero sí que podemos colocar algunas estanterías más altas de lo normal, armarios esquineros, etc. Y no hay que olvidar que los armarios hasta el techo permiten aprovechar toda la altura de la cocina.