El color es todo lo que compone nuestro campo visual, se define según la iluminación que recibe de la luz del sol. Cada color tiene una vibración distinta (a ello se debe su variedad), relacionada estrechamente con la energía. La vibración de cada color provoca sensaciones tanto físicas (energía o quietud) como emocionales (cambios de estado de ánimo) ante los ojos de quien lo observa, por ello, para decorar tu casa deberás tomar en cuenta qué colores usar y dónde usarlos.

En este artículo Pinturas Cóndor te cuenta sobre los efectos del color en nuestra psiquis, aquello que despierta y provoca. De esta forma sabrás con qué colores decorar tu hogar según la sensación que buscas transmitir, sé el maestro del cambio:

• Blanco: Representa la paz, se usa como símbolo de tregua. Provoca y despierta el sentido de la unidad y la fuerza. Conviene usarlo en ambientes que busquen despertar serenidad y protección.

• Celeste: Este color representa armonía. Despierta quietud y tranquilidad por lo que funciona más en ambientes tranquilos, tal vez en un estudio o consultorio médico. El celeste da la sensación de que no existen problemas ni obstáculos.

• Turquesa: Este color despierta la comunicación y la tranquilidad mental. Es apropiado para lugares en donde se organicen diálogos o charlas, donde se requiera de una comunicación abierta. Su presencia también ayuda a dar buena energía a una persona que está bajo presión. El turquesa es apropiado para un salón familiar o una sala de juegos.

• Azul: Este color transmite confianza, tranquilidad, pureza y paz. En el cuerpo, evita el hambre, lo relaja mental y físicamente. Es adecuado para un ambiente sereno, tal vez en una habitación dedicada exclusivamente a la relajación.

• Verde: El verde representa la naturaleza, es decir, abundancia, crecimiento y riqueza. Despierta el sentido de equilibrio, armonía y esperanza (lo que vendrá). Puede usarse en la habitación de un niño o de un matrimonio.

• Rosa: El rosa representa el amor incondicional, aquel amor tierno y suave. Inspira compasión y calma. Puede ser adecuado para cualquier ambiente que se quiera dotar de todas estas sensaciones. Es inconveniente para la habitación de un adulto puesto que denota inmadurez.

• Purpura claro: Este color despierta el sentido de unidad entre las personas. Ayuda a pensar objetivamente en cuanto a conflictos emocionales puesto que está relacionado con el bienestar espiritual.

• Marrón: Este color inspira protección, equilibrio, comodidad y seguridad. También representa abundancia material y tierra. El color marrón puede funcionar en lugares donde se quiera dar una sensación de calidez.

• Amarillo: Despierta la claridad mental puesto que representa la mente y el intelecto. Ayuda a mejorar la concentración y a la toma de decisiones, también puede despertar la crítica e impaciencia. Puede usarse en espacios donde se dan largas charlas. Por otro lado, es un color alegre, proporciona energía, despierta agilidad, es alentador y divertido. También puede despertar el apetito. Es adecuado para habitaciones infantiles.

• Rojo: Este color provoca excitación, energía y entusiasmo, es pasional, erótico y muy fuerte, incita a la acción por lo que debe usarse de forma moderada, en exceso puede despertar irritabilidad. También despierta el estado de alerta y la sensación de peligro, por ello es inconveniente para habitaciones. Será mejor utilizarlo en espacios abiertos con moderación.

• Naranja: Este color representa la creatividad, la alegría y la jovialidad. Aporta energía y vitalidad. Puede usarse en espacios abiertos, salas de estar o el vestíbulo.

• Negro: Este color representa la oscuridad. Provoca miedo y hostilidad. Facilita la expresión de las emociones y es pasional. En algunos ambientes puede verse elegante, dependiendo del color con que esté combinado, un tono gris, blanco o crema podría funcionar.

Te ofrecemos una serie de combinaciones que puedes probar:

Si quieres darle a tu hogar un ambiente sobrio, prueba nuestra Colección Étnica dedicada a los colores de la sierra, que combina tonos blancos, marrones, rojos en degradé y crema. Podrías combinar Ceniza volcánica (33 – 21), tsáchila (4 – 13) y lienzo (13 – 7) .

Si lo que buscas es producir contrastes, combina colores fuertes con colores suaves. ¿Qué tal el color maracuyá (11-12) combinado con el color de la paja toquilla (14 – 28) o el color palma (16 – 16) combinado con salinas (32 – 26).

Si deseas un ambiente armónico arriésgate a variar colores. Puedes buscar en nuestra colección Legado – Armonía. Y si buscas un ambiente de fiesta prueba colores que se derivan de los más fuertes. Conócelos en nuestra colección Legado – Fiesta. Pinturas Cóndor te desea una combinación perfecta.