Una habitación pequeña no tiene que desmotivar tus ganas de decorarla, en realidad los colores pueden ser de gran ayuda en estos casos. No obstante, antes de elegir uno es importante que sepas exactamente el entorno que quieres. Te proponemos algunos trucos con diversas tonalidades para que crees tu espacio soñado.

Beige
Es un color conservador, tranquilo y relajante. Se pueden encontrar en gran cantidad de tonos diferentes, pero los más recomendados son los claros (Chrysalis 5-29, Shasta Sunset 5-1, Cirrus 7-1). Si te interesa la decoración Zen, el beige es una gran opción ya que proporciona calma y serenidad; además de generar una impresión de mayor espacio.

Blanco
Es el color más utilizado para que los espacios se vean más grandes, esto se debe a la iluminación que aporta. Pintar una habitación con esta tonalidad creará un ambiente tranquilo y relajante. Para la decoración se puede añadir elementos de otros colores para generar contrastes llamativos.

Azul
Este color es adecuado para habitaciones pequeñas y con techos bajos, siempre y cuando sean azules suaves (Icelandic 26-9, December Eve 23-2, Snow Goose 23-1). Un dormitorio con esta tonalidad transmite una energía serena y relajada, en especial si se combina con el blanco (Pro White 33-4), juntos crearán ambientes más luminosos.


Rosa
Los colores pasteles resultan muy llamativos a la hora de decorar los dormitorios. Uno de sus puntos más fuertes es la capacidad de crear la ilusión de espacios más grandes. El rosa (Ballet Pink 1-5, Doll’s Dress 1-6, Feminity 1-3) es una opción sofisticada y elegante, que se puede combinar con muebles grises o blancos.

Verde claro
El verde (Green Myth 18-6) es una tonalidad que refleja relajación y frescura en todos los ambientes. Para evitar que el dormitorio se vea apagado es mejor combinarlo con un blanco intenso y accesorios en tonos suaves como grises (Gig’s Grey 28-26) o rosados claros (Confetti 1-4).

Gris claro
El gris claro (Windham 33-11, Pearl White 29-29) es una tonalidad perfecta para incluir en habitaciones pequeñas, creando un ambiente elegante y llamativo. Para crear una decoración perfecta debe contar con tonos blancos, rosados o maderas claras, colores que potenciarán la calma que todos buscan.


Decoración para habitaciones pequeñas

  • Mucha sencillez. A pesar que los colores ayudan a “ampliar” el espacio, la decoración no debe sobrecargar el lugar. Selecciona muy bien los muebles que desees y te sean útiles.
  • No olvides la luz natural. Es indispensable para que el dormitorio se vea amplio y luminoso. Procura colocar dentro de la habitación lámparas para que ilumine todos los rincones.
  • Incluye espejos. Es uno de los trucos decorativos más usados en habitaciones pequeñas. Estos pueden estar colgados o apoyados en la pared.
  • Paredes despejadas. No incluyas muebles que ocupen toda la pared, esto disminuirá el campo visual y hará que la habitación se vea pequeña.