Los cambios de clima son el tema del día. Unos días llueve y otros hace sol. Esto hace que las losas se dilaten y aparezcan las fisuras. Sin embargo, muchas veces, estos daños no son perceptibles al ojo humano.Milton Paredes, de Pinturas Condor, explica que  en el mercado se ofrece un producto, entre otros,  que ayuda a solucionar este tipo de problemas.

La manutención de las terrazas es muy importante porque si en un principio el espacio no tiene un tratamiento adecuado, con el tiempo se presentarán inconvenientes como las filtraciones.Por lo general,  en la parte superior suele presentarse el levantamiento del enlucido porque el masillado se reventó. Por esas fisuras tienden a meterse los residuos de agua o materias inorgánicas como los hongos. La superficie se hace negra y brotan todas las manchas que hay en la zona.Para identificar los problemas se debe observar el color de la pared. Si se trata de salitre, la coloración es blanquesina, tiene como algodón alrededor y se comienza a desprender la pintura o el recubrimiento que tenga. En el caso de los hongos, en cambio, pese a que los colores son diversos, el predominante es el verde. 

Es recomendable, para esto, colocar un aditivo. Pero si no ha sido el caso, el impermeabilizante sirve también para recubrir las zonas. Este producto forma una capa que ayuda a tapar las fisuras.Muchas veces existen microfisuras que no se ven. Estas son las que causan más problemas. Para la colocación del producto en una terraza se requiere un rodillo largo, el aquastop y muchas ganas de desaparecer las fallas.Lo primero que se debe hacer es, dice Paredes, limpiar la superficie en donde se va a colocar. Para esta tarea se puede utilizar un cepillo de plástico o, si es que la hendidura es muy grande o visible se recomienda usar una espátula.

La idea es retirar toda la basura o desperdicios del área. Después de esto se aplica el sellador y se espera dos horas a que se sequé. Luego, y como paso final, se aplica la pintura y se aguarda el mismo tiempo. La pared o superficie está protegida y lista.Las   herramientas necesarias para esta tarea son las brochas (para el sellador y para la pintura), la espátula o el cepillo para la limpieza, guantes y un recipiente para el tinte. El Aquastop es un producto que sirve para superficies que están expuestas a humedades muy elevadas en desniveles de suelo como los sótanos o en los espacios exteriores: cubiertas o terrazas.El producto se comercializa por galones.   Un tarro puede alcanzar para 10 m² a dos manos, usándolo solamente como impermeabilizante.Este  producto se aplica sobre cemento pero primero se debe limpiar la superficie. Para esto se recomienda usar un cepillo plástico. Ahora si la superficie tiene muchas filtraciones visibles, hay que utilizar una espátula.  El sellador debe aplicarse mezclado en relación de 1 a 1 con agua.  Un galón, en exteriores, puede llegar a ser de 35 m², a dos manos. Mientras que si se coloca en zonas interiores se combina con dos cantidades de agua y su rendimiento se eleva a 50 m², igual con la puesta de dos manos.

El Aquastop es una resina vinilacrílica que  tiene microfibras y forma  una película flexible. Cuando se trata de áreas exteriores el proceso de secado y se han aplicado dos manos, es de cuatro o seis horas. No se recomienda ponerlo sobre superficies entizadas, baldosas, madera, teja y donde existan estancamientos de agua. El consejo es aplicarlo en un día soleado para una mejor penetración. Eso sí no se lo debe poner si existe posibilidad de lluvia.Para su colocación se utiliza brocha o rodillo.

Dentro de la protección para exteriores  se encuentra  una pintura elastomérica acrílica, que se comercializa en presentaciones lisa, texturizada y masilla. Con el nombre comercial de Condorlastic, esta pintura elástica es un recubrimiento arquitectónico creado específicamente para exteriores. Su designación de elastomérica se debe a que se fabrica con resinas acrílicas formuladas para cubrir uniformemente las microgrietas ocasionadas por la contracción y dilatación de los morteros.