Cuando nos encontramos con una habitación con piso de madera, puede que vengan a nosotros ganas de tomar un descanso, relajarnos y recordar buenos momentos.