Las posibilidades del washi tape son infinitas y el ingenio de las personas también.