La decoración árabe se caracteriza por tres aspectos, las formas geométricas y la sencualidad.