El verde incita a la calma y al reposo. Baja la presión sanguínea y dilata los vasos capilares. Es un símbolo de salud, frescura y de naturaleza.