Las paredes de pizarra crean un ambiente muy original y creativo. Te permite dar un toque personal a cada rincón de casa. Perfecto para la cocina, una habitación infantil, comedor, despacho, entre otras. Te permite usar tu imaginación y crear un ambiente totalmente diferente y especializado en cada área con la misma base de decoración.